enero 20, 2009

Obama... fenómeno 2.0


Sí, yo también voy a escribir sobre ese fenómeno conocido como Barack Hussein Obama, presidente número 44 de los Estados Unidos y primer negro en asumir semejante posición en el mundo.

¿Y por qué fenómeno? Porque el haber sido negro sólo es una pequeña parte de su estrategia política... luego vino todo lo demás. Y el mantenimiento de su estatus parece querer seguirlo durante su estadía en la Casa Blanca, edificio construido por esclavos negros y ahora liderado por una familia afroamericana.

Para nuestros países Obama significaría en teoría un trato más justo en sus políticas exteriores, pero lo más importante o más bien, lo más urgente en este momento, es qué tan rápido y eficiente podrá trabajar Obama en la actual crisis económica.

Ahora bien, haciendo un recuento de algunos de los fenómenos mediáticos de los últimos años, se puede decir que Obama ha sido apoyado por los medios masivos, de una forma masiva -pido disculpas por esta redundante afirmación-, más que ningún otro líder religioso o político que haya existido, quizá porque el suceso ocurre en el momento justo de la historia para que sea posible.

No sólo fue el Internet per sé, sino todo lo que se ha desarrollado en los últimos 5 años. Facebook y Twitter como herramientas individuales de un periodismo más democrático, reforzadas por la cantidad de medios oficiales que se han dedicado a enfatizar su imagen y su discurso político, han sido las armas no tan secretas para su triunfo.

La imagen de su esposa, a quien en algunos círculos llaman ya la siguiente presidente de los Estados Unidos, está siendo objeto ahora de los modistas. En ese pensamiento tan gringo del vestir, la señora O, como le llaman de cariño, será la que marque la moda de las mujeres a partir de ahora. Gracias a Dios que la señora O no se complica, es elegante y sobria al mismo tiempo.

Sus hijas serán convertidas en estrellas por el canal Disney cuando participe en capítulos de la serie juvenil Hanna Montana, como invitadas especiales.

En fin, el carisma de la familia Obama, la personalidad del señor Presidente y el encanto de las mujeres que lo rodean, parecen que serán la tónica de su mandato. El presidente 2.0, como he escuchado lo llaman algunos colegas, no suelta su blackberry pero tampoco lo hará a Casa Blanca que desde la hora cero tuvo un nuevo portal web como los dioses mandan. Dicen que a este emblemático edificio le tomará 2 años más o menos seguirle los pasos al señor Obama en cuestiones de tecnología, cosa realmente extraña en este país que nos ha dictado la pauta.


Publicar un comentario