enero 31, 2009

La marca Obama


Continuando con la discusión del fenómeno Obama (el cual incluye a toda la familiia), me sorprendió que al entrar a Amazon un día de estos a buscar recuerdos de la Toma de Posesión, la cantidad de productos con la fotografía Obama en ellos: juguetes de acción, poster walls, tazas, servilletas, camisetas, gorras, ipods, corbatas etc, etc, etc.

Algunas de mis compañeras se mostraron molestas ante la desfachatez del consumismo estadounidenses, donde ahora Obama es casi una marca, tal y como se convirtió el nombre de Martha Stewart para algunos de los productos hoy ofrecidos por la cadena K-Mart.

¿Será realmente que el apellido Obama dejará de ser un signo del cambio de los tiempos para convertirse en una marca? ¿Será como me dijo una de mis compañeras y entusiasta bloguera, que la pareja Obama son los nuevos David y Victoria Beckham, en términos de exposición de medios?

La verdad es que fascina lo que la maquinaria mediática hace hoy con la figura de una persona: no sólo lo pone bajo la picota de prácticamente todo el mundo conocido, sino que rápidamente podemos ver canciones, chistes, juegos y cualquier mercancía y cosa que replica cualquiera que sea su mensaje o su obra.

Ahora, gracias a los programas de edición de imagen, podemos ver a Obama como el nuevo Superman, con su super traje oculto debajo de su traje negro tradicional. O se puede a ver a la señora O como la nueva super mujer -y por cierto le ha quitado el título de la señora O a otra afroamericana muy admirada y también convertida en marca, Oprah-.

¿Qué opina usted? ¿Estamos tan necesitados de referentes y héroes que cuando los tenemos queremos convertirlos en productos consumibles?
Publicar un comentario