junio 23, 2008

Un minuto de silencio


El vestido se rasgó. En medio de la silente noche cálida, como un cuento se fue desvaneciendo su imagen. No era como lo había pensado, no, era diferente, un instante, un macrosegundo que se detuvo el tiempo, que brincó el latido de su corazón.
Soledad quedó después del bullicio que no la había dejado pensar en lo mucho que odiaba estar ahí. No sabía cuál eco del pasado se le venía encima, hasta que entendió que era un recuerdo de unos cuantos años atrás, cuando armada sin nada se encontró de frente a los mismos espejos y lloró porque su corazón estaba demasiado roto.
"Odio este lugar", pensó y al tiempo se vio de nuevo entregada al margen izquierdo del recuerdo, en silencio, reconociendo de nuevo las escaleras, los muros, el ruido semejante a lluvia que no para de caer. "La verdad es que odio este recuerdo", recapacitó. No era el lugar, no era ella, era ese pálido recuerdo de una noche muy triste, sentada en el sillón pensando en que acabaría desangrada por esa odiosa tristeza.
El minuto de silencio se terminó y la sonrisa le volvió al rostro.
20 de junio (CR Country Club -- De "Un minuto de silencio", GCI)
Publicar un comentario