junio 03, 2008

El viaje... casi 10 años después

Uno de mis primeros cuentos que vio la luz de una audiencia se trat

aba sobre un viaje. Lo escribí en un momento de mi vida en que mi corazón estaba tan roto como un vaso que ha caído al suelo.

Su protagonista, una pelirroja de rizos fuertes, decidía que ya hora de montarse en el tren y emprender el viaje de su vida. Sabía que iba a conocer mucha gente y sabía, sobretodo, que iba a olvidar. En aquel tiempo creía que un viaje puede ayudarte a olvidar aquello que ya no quieres recordar.

Hace casi 10 años mi protagonista no sabía lo que era amar de verdad. Ella sabía que le faltaban muchas estaciones por visitar. Ella era muy joven. He crecido desde que escribí ese cuento y concuerdo conmigo misma que me faltaban muchas estaciones y tendría que agregar que me faltan muchas estaciones aún. Tengo muchos lugares por visitar.

Los 3 de junio son sumamente especiales para mí porque es mi fecha de cumpleaños. Nací un 3 de junio a la 1 y 30 de la madrugada, en un hospital de la capital. Cuando veo atrás puedo describir con facilidad cada una de las estaciones a las que he llegado y estoy agradecida por cada una de ellas. He llorado, he reído, se me ha roto el corazón más de una vez y sé que se volverá a quebrar, pero seré feliz porque cuando lo repare seré más sabia de lo que soy hoy.

Mi viaje, que inició hace 27 años, puede hoy contarse en varios cuentos, en las marcas de mi piel, en las hojas que he llenado a punta de pluma, en los besos que he dado, en fin, hay tantas maneras de contar estos pocos años de vida que creo que no me alcanzarían 27 años más para describirlos.

¿El futuro? No lo sé. Y la verdad no quiero saber, quiero vivir solamente, seguir escribiendo sobre los viajes que hago, sobre los días de mi vida, sobre la gente que conozco y que también hacen sus propios viajes.

¡Salud por mis 27 años!
Publicar un comentario