agosto 15, 2006

Madre sólo hay una... por suerte

Es difícil, en un día como este, hablar sobre las madres y no caer en estereotipos. Afuera tenemos esa frase tan nefasta, al referirnos a nuestra "santa madre". Por suerte mi madre dejó de ser santa hace años, para convertirse en un ser humano con todos los sentimientos y pensamientos propios de la especie.
Me preocupan entonces aquellas madres que aún son santas y por esa odiosa etiqueta están aguantando y soportando lo que no debieran. Hijos malagradecidos, esposos violentos y agresores, familiares aprovechados. ¡Madres del mundo, libérense! Tienen el derecho de ser seres humanos en toda la expresión de la palabra. No tienen por qué ser santas ni mártires, ese papel ya lo tomaron otros. Considero que su trabajo ya es bastante admirable como para agregarle una cadena más. Los hijos del mundo tenemos que entender que nuestra madre es de carne y hueso y por ende, se equivocan, como nosotros.
Adoro a mi madre, ha sido mi soporte, mi bastión, mi mejor amiga, mi rescatadora, pero la admiro más desde que se sacudió los viejos estigmas y se dedicó a ser mujer. Desde entonces pude acercarme a ella con mayor confianza y menos miedo, le puedo hablar de casi todo sin temor a que le vaya a dar un ataque y sé que ella se siente más libre, más mujer y menos obligada a ser algo que no es.
El trabajito este no es fácil, mal remunerado y para toda la vida, sé que muchas madres se sienten orgullosas de serlo y adoran a sus hijos. Pero sé de muchas otras que mejor se hubieran dedicado a otra cosa.
Por ese, en este día, quiero felicitar a aquellas mujeres que aceptaron el trabajo y la responsabilidad de ser mamá con amor y dedicación, al tiempo que llamo a las mujeres que no lo somos a pensar muy bien si queremos, podemos y aceptamos el reto no sólo de traer hijos al mundo, sino de educarlos y formarlos, al tiempo que nosotras mismas seguimos siendo humanas, no santas. Porque al fin y al cabo no estamos educando santitos, estamos educando seres humanos.

Feliz día!!
Publicar un comentario