octubre 26, 2007

La mediocridad...

... y dicen que somos así. He escuchado mil veces que los ticos somos así y que nadie nos puede cambiar. Lo cierto es que en los últimos años he visto también una tendencia a no querer aceptar esa premisa como cierta.
Me parece ofensivo que vengan a decirme que somos así, ticos, y nada más, cuando habemos muchos que día a día salimos con las ganas de cambiar el mundo, eso sí empezando por nuestro país.
La comunicación y las nuevas tecnologías han hecho maravillas para que muchos levantemos la voz y digamos que sí se puede ser diferente. Ahora muchos llaman a los programas de radio y se quejan, levantan la voz, denuncian. Otros muchos utilizan los blogs, los foros en internet y los medios tradicionales para quejarse, levantar su voz y denunciar. Nos sacudimos la mediocridad y la conformidad porque ya no la queremos más.
No tiene que ver con partidos, bandos ni nada, sólo con ese sentimiento de que algo no está bien y hay que cambiarlo.
No acepto que me vengan y me digan "soy pobrecitico y los otros tienen que ayudarme", no, eso es conformismo y es lo que tiene a este país donde está. Admiro a aquellos que salen día a día a trabajar con una sonrisa en el corazón y quieren ser mejores personas un día a la vez.
Admiro a aquellos que enfrentan la adversidad con las botas bien puestas y se proponen lograr esas metas que quieren en la vida: viajar, comprarse una casa o un carro, terminar los estudios, poner su propio negocio o simplemente ser mejor en su trabajo.
Censuro a esos que más bien quieren aprovecharse del bien ajeno para surgir en la vida... que le serruchan el piso a su prójimo y que adicionalmente pone cara de probecitico.
La mediocridad se ha vestido de pobreza en este país de mentes brillantes para irse a vivir en los tugurios, en medio de cuatro latas repletas de las mejores comodidades.
Censuro a aquellos que quieren aprovecharse de las debilidades del sistema para tener mejores ingresos o simplemente una mejor posición social. Para mí esa es la mayor mediocridad de todas.

Pero en estos días para mí la peor mediocridad de todas es la de estos diputados que se hacen llamar de oposición. Y me indigna porque voté por ellos y han dejado de representarme con esa actitud obstruccionista. Para eso no les paga este pueblo... les pagamos para que trabajen. Y si van a oponerse, por favor, que sea con trabajo, no con esos cuentos chinos que ya nos tienen cansados a los ticos.

En su momento he censurado la actitud impositiva con que se recetan vacaciones inmerecidas, y el discurso de "pobreciticos" cuando deben trabajar un poco más de las horas que están acostumbrados. ¿Cuántos ticos no debemos trabajar horas extra y hasta sin paga alguna?

Así que por favor... señores del PAC, por favor... cumplan su promesa, de trabajar por este país, porque yo voté por ustedes y mi deber y derecho es exigirles acción.
Publicar un comentario