marzo 27, 2006

De haberte sabido

De haberte sabido mío, no te hubiese dejado marchar.
De haber sabido que te irías, te hubiese seguido
Pero te dejé ir, como se dejan ir los días
como se van los años entre las sábanas de las noches
como se siente el aire en el rostro por las tardes frías

De haberte sentido en mi lecho no te hubiera perdido
como se pierde el camino en la oscuridad.
Y sin embargo ahora eres un fugitivo entre las sombras
y yo una huérfana que escala montañas
en busca de un refugio para su corazón herido.

Y es que me cansé de llamarte, me cansé de buscarte
me cansé de cantarted, de mimarte, de llorarte,
de sentir que no había profundidad en tu mirada
aunque pudiera sentir el dolor de tus ojos
de tus manos, aquella madrugada.

Se me fue el tiempo tratando de entenderte
al compás de un canto que jamás logré aprender
de haber sabido que serías mío
de haber sabido que pude haber sido tuya
te lo juro, en mi boca no hubiese faltado el amor.
Publicar un comentario