noviembre 22, 2010

El Condón: ¿un recurso de la prostitución?


Es el año 2010... de hecho, ya se acaba y el Papa Benedicto XVI se ha pronunciado respecto al condón, de una forma en que no puedo dejar pasar.

Mientras la OMS y la ONU lo felicitan por su "flexibilidad" yo me pregunto, qué tan avanzado es su discurso. ¿Sólo en algunos casos? ¿Y cuáles son esos casos? El Papa justifica el uso del preservativo en personas que se dedican a la prostitución, con el fin de apoyar los esfuerzos que se realizan para detener la propagación del SIDA.

Este discurso hipócrita se presta para interpretaciones inadecuadas y peligrosas entre los católicos, que aún significan una importante mayoría en el mundo.

Según Ratzinger el condón se justifica en casos de personas dedicadas a la prostitución... es decir ¿aquellos que usan el condón se dedican a la prostitución? Un discurso peligrosísimo, en momentos donde la educación sexual no ha sido suficiente para detener los embarazos en adolescentes ni la propagación del SIDA.

El Papa, y mucho menos la iglesia, ha cambiado de opinión respecto al uso del condón., sólo lo ha tildado de un recurso exclusivo para la prostitución. En la interpretación de sus declaraciones, el católico promedio podría entender que si usa condón, es un promiscuo y no por ello dejará las conductas de riesgo. Nuestros jóvenes mucho menos dejarán las conductas de riesgo.

Coincido con Ratzinger en que el preservativo no es una forma definitiva para el combate del SIDA o de cualquier otra enfermedad de transmisión sexual, pero lo cierto es que el discurso católico sobre la sexualidad tampoco ha significado una cura contra los males sexuales de la civilización actual. En Costa Rica, la intervención de la iglesia ha sido tal, que nos hemos acobardado en educar a nuestros jóvenes como debe de ser y no con el discurso ineficiente y fantasioso de la abstinencia.

Ignoro si el Papa intenta remediar las declaraciones que diera durante su visita a África en el 2009, pero lo cierto es que el mundo entero continua esperando una posición mucho menos hipócrita al respecto.

Publicar un comentario