julio 18, 2007

Yo te robé, tú me robaste

Sendos espacios le dedicaron algunos medios de comunicación a una noticia clave para el país: los del Sí se robaron la publicidad de los del NO.



Así como sendos espacios se robó Quintavalle cuando salió a abrir su bocota sobre si tenía o no tenía millones y cómo los había conseguido.



Y los minutos en radio y televisión corren como ríos y los espacios en los mediecillos medio serios se llenan con noticias absurdas de gente que cree que es parte de la "avioneta set" pero que no saben diferenciar entre una política económica y una ley del estado. Ahora todos quieren ser voceros en la jugada nacional del nuevo siglo aunque nadie sabe a ciencia cierta cómo funciona o cómo se come eso del TLC.



Los del sí, pero esos que salen en la tele todos los días diciendo que Sí, no saben por qué Sí. Los del no, esos que dicen no porque no y se acabó, no saben el por qué del NO.



Y me asaltan entonces ese montón de correos con los titulares más inventivos que jamás haya visto: "TLC duplicaría trasiego de órganos", "TLC provocaría aumento en los casos de dengue", "TLC salvará a las personas con SIDA", "TLC salvará a las ballenas".



Entonces me confundo y no sé si me hablan de San TLC, el nuevo santo promovido por Benedicto XVI o algo por el estilo. Ignoro si un tratato de comercio es tan milagroso o tan satánico, pero es difícil que sea uno o lo otro.



Por ahí escuché que el "Indio" Mayorga retó a Medford a un debate sobre el TLC y me pregunto si ambos personajes realmente han leído o discutido el tema en cuestión. Por allí los del No van de centro comercial en centro comercial repartiendo volantes que dicen "Mi corazón dice NO". Mi corazón tiene otros asuntos de que ocuparse, así que la asignación del Sí o el No se lo dejé a mi cerebro, quien es el entendido en temas de política y economía.



Lo que sí es cierto es que en temas de políticas económicas los ticos estamos muy escasitos. Sabemos que la economía va para el piso pero no hacemos nada. Sabemos que la gasolina va para las nubes y nos negamos a adoptar las nuevas tecnologías. Los padres no le insisten a los jóvenes que sin estudio no podrán ser alguien en esta vida, mientras los medios de comunicación le enseñan a nuestras jóvenes que para ser alguien un par de tetas postizas, 20 horas en el "gym" y dietas de anoréxica son la solución. ¿Entonces?



Ninguno de nosotros está haciendo nada realmente si creemos que pelear por un mísero corazón de papel va a abrirle los ojos al montón de ciegos, sordos y mudos que andan caminando por las calles de este país.
Publicar un comentario